• Allegra Mujer

¿Cómo aprender a valorarnos en momentos difíciles?

Actualizado: 27 abr 2020

Existen situaciones particularmente difíciles que nos impiden reafirmarnos y valorarnos, como cuando estamos angustiadas, deprimidas, sufrimos alguna pérdida, un divorcio, una ruptura amorosa, o quizás algún duelo o enfermedad, o simplemente estamos trabajando o educando a nuestros hijos, y nos menospreciamos, nos criticamos, nos juzgamos duramente, nos abandonamos en el cuidado de los demás, nos culpamos, nos minimizamos y maltratamos con diálogos hirientes y descalificadores, que no hacen más que desgastar nuestra autoestima. 


Estamos viviendo momentos retadores actualmente a nivel colectivo que nos ofrecen cualquier tipo de oportunidad para sentirnos estresadas, culturalmente menospreciadas y frustradas. Pero también son momentos que nos brindan la oportunidad para empoderarnos y aprender a valorarnos en momentos de dificultad.

Valorarnos en momentos de depresión y angustia


Todas en algún momento hemos experimentado depresión o angustia. Caminar sola en la noche por la calle provoca angustia, y por lo tanto hace que estemos prevenidas y en estado de alerta ante el peligro. Por otro lado, la depresión nos debilita, nos hace creer que carecemos de valor propio, y se presenta en diferentes grados, desde el más simple en forma de desánimo, falta de apetito, insomnio, apatía, hasta grados moderados y severos con ideas y pensamientos devastadores.


Puede ser que ciertas presiones externas nos afecten: el panorama mundial, las noticias, la escasez de recursos económicos, la violencia de género, el desempleo, la enfermedad, los problemas con los hijos, una relación tóxica, un divorcio, etc. Pero más allá de estas circunstancias, es probable que el trato que nos estamos dando a nosotras mismas tampoco contribuya en absoluto a sentirnos mejor.


es probable que el trato que nos estamos dando a nosotras mismas tampoco contribuya en absoluto a sentirnos mejor

Es verdad que estas situaciones están fuera de nuestro control, y nos hacen sentir preocupadas, asustadas, molestas y hasta enojadas. Sin embargo, incluso en las circunstancias más difíciles hay mujeres que logran mantener un buen estado de ánimo, apoyándose y creyendo en si mismas en lugar de abandonarse.


¿Cómo se puede lograr esto?


Voy a compartirte 6 recomendaciones para aprender a valorarte en momentos difíciles, que puedes empezar a poner en práctica a partir de ahora:


1. Acaricia a tu niña interna


Aprende a tranquilizar a la niña dentro de ti, date cuenta que tú ya no eres una niña indefensa, recuérdale que puede arreglárselas por si misma, dale aliento y apoyo. Dile que la aceptas y te preocupas por sus sentimientos y que, juntas van a superar las dificultades. Háblale de las medidas positivas que pueden tomar. Acaríciala. Cuando te brindas compasión, aceptación, respeto, incentivos, protección y apoyo, estás ayudándote a traer más tranquilidad y serenidad a tu vida.


2. Acepta la situación, no luches contra ella.


Mientras más esfuerzos inviertas en tratar de modificar, negar o luchar contra la situación, más tensa y nerviosa te pondrás. Acepta las situaciones difíciles, en lugar de luchar contra ti misma o escapar de ellas. Identifica y ayúdate a manejar tus miedos. Esfuérzate por comprenderte, aceptarte, apoyarte y calmarte en vez de consumirte en la preocupación. Dile a tu niña que no la has dejado de querer, al contrario, que te interesas por ella y quieres ayudarla.


3. Rompe con el ciclo de la autocrítica


Las mujeres somos particularmente propensas a caer en este círculo vicioso que nos conduce directamente a una baja autoestima. Si tienes una crítica interna que te recuerda constantemente los errores que cometes, que no planeaste bien tu vida, que tu relación no funciona porque eres un desastre, o que tus hijos no van bien en la escuela porque en definitiva tu eres una madre incompetente, o estás desempleada porque no vales nada y que ciertamente esto no va a cambiar porque tú no tienes remedio, ¿cómo se supone que deberías sentirte? ¡Deprimida!.


Háblate a tu niña interna y dile que aprecias todas sus cualidades, dile que aquello de si misma que la tiene molesta, es solo una pequeña parte de ella. Dile que si tiene muchos valores y quieres ayudarla a reencontrarlos.


4. Date el tiempo y apoyo que necesitas


En momentos difíciles es muy importante que te des el tiempo y el apoyo necesario para enfrentar tus sentimientos en lugar de culpabilizarte. Esto es quizás lo más importante que puedes hacer por ti misma, porque lo que mas necesitas ahora es saber que cuentas contigo.


Cuando reconoces y enfrentas tus sentimientos, te liberas de ellos. Si los niegas, permanecen ahí hasta que decidas mirarlos. Mientras más te hagas consciente y te permitas aceptar tus sentimientos, más fácil te resultará cambiarlos, mientras más los niegues y los reprimas, más se acumularán haciendo cada vez más difícil la situación.


Necesitas decirle a tu niña interna que es valiosa, que juntas van a encontrar la forma de salir de ésta, y que tú estás ahí para ayudarla. Hazle saber que la quieres tal y como es.


5. Muéstrate compasión


Cuando aprendes a tratarte con compasión y aceptación, te respetas, apoyas y cambias la manera en la que te hablas, y la opinión que tienes de ti misma, y sobretodo empiezas a darte los incentivos que tanto necesitas, te vuelves capaz de afrontar las situaciones de una forma más positiva. Creerte responsable de todas las cosas negativas que te pasan te impide ver que existen factores fuera de tu control que inciden en las circunstancias adversas, sobredimensionando tu responsabilidad. Es como patear a alguien que ya está tirado en el suelo.


6. Apóyate


Te será muy útil sentir que tienes a tu lado a alguien que te comprende y a quien le importa realmente lo que te pasa. Si esa persona eres tú, la ayuda será invaluable. En lugar de criticarte, trata de ser tan compasiva contigo como lo serías con una amiga. Hazte ver que es duro sentirse mal y que es verdad que tienes muchos problemas por resolver. Quédate ahí para ti, dile a tu niña interna que te preocupas y que estás ahí para ayudarla.


Lo más importante es que estés al pendiente de tu niña interior, dispuesta a hablar con ella, cuidarla, darle de comer aunque no tenga hambre, comprarle flores, llevarla al cine, salir a caminar, ser su mejor amiga. Recuérdale que la amas y que siempre estarás ahí para ella. Háblale ahora mismo y haz que sienta tu presencia.


Además de estas 6 maneras de reafirmarte puedes hacer otras cosas, como salir a hacer ejercicio. A algunas personas les resulta útil meditar o escribir un diario. Todo lo que creas que puede ayudarte será de utilidad para ti. Haz más de aquello que disfrutas y que te hace feliz, quizás darte un baño caliente, una taza de té, leer un buen libro, o ver una película en casa.


¿Te sientes más esperanzada, puedes ver un panorama un poquito más alegre? Recuerda que tu puedes darte todo el cariño y apoyo que mereces, y además puedes volver a leer estas 6 recomendaciones cada vez que lo necesites. Si crees que necesitas más apoyo no dudes en buscar ayuda profesional para sentirte mejor.


Te envío un fuerte abrazo,


Jennifer


Espero que este artículo te haya resultado interesante y te brinde herramientas útiles que te permitan empezar a valorarte aún en momentos difíciles. Si crees que necesitas más ayuda estaré encantada de que conversemos.


AGENDA UNA SESIÓN SIN COSTO



83 visualizaciones0 comentarios