• Allegra Mujer

Receta para un amor sano: 10 ingredientes para una relación constructiva en pareja

Inés fue mi paciente hace unos años (Inés no es su nombre real porque quiero cuidar su privacidad). Como en la mayoría de las relaciones que ella había tenido, me comentaba que nunca se había podido sentir auténtica, siempre estaba disimulando, callando por miedo a no gustar, no discutiendo por miedo al enojo del otro, expresando poco sus emociones, siendo sumisa ante situaciones que no le gustaban, cediendo, callando ante los problemas; en definitiva, no escuchándose, no siendo ella misma, cambiando de acuerdo con la pareja con la que estaba en ese momento.


Hasta que conoció a David. Para ese momento llevaban 6 años de relación. Durante los primeros 2 años a ella le parecía que él era el hombre más perfecto del mundo, pero después algo sucedió. De pronto a ella le empezó a parecer que no era tan importante para él, y vivía con esta sensación de no sentirse suficiente.


Cada vez más insegura, Inés ya no se gustaba a sí misma, y aunque en gran parte de su vida no había tenido una autoestima fuerte, ésta empezó a decaer aún más.

Inés empezó a sentirse perdida y muy angustiada. Pensaba que al parecer 6 años juntos no eran suficientes. En palabras de ella misma ¿cómo puede estar pasándonos esto? con lo felices que éramos… y ahora que voy a hacer yo sin él, me moriré… no podré hacerme cargo de mi vida, él es todo para mi. A lo mejor necesita tiempo, y se dará cuenta de que le importo y todo volverá a ser como antes.


Poco a poco empezó a sentirse cada vez más sola, extrañando todos los momentos que pasaron juntos. La ansiedad y el miedo iban ganando terreno y acababa llorando con frecuencia. ¿Qué sentido tiene mi vida sin él?, ¿quién me va a querer a mi?, se preguntaba.

Dependencia emocional

Vivimos en dependencia emocional cuando perseguimos el amor fuera de nosotras, esperando ser correspondidas y aceptadas, entonces no logramos comprender la diferencia y hacemos cualquier cosa por ser valoradas por los demás. Incluso estamos dispuestas a mentir sobre quiénes somos en realidad con tal de que nos quieran “me da miedo decirle cómo soy, porque si lo hago, temo que no le guste”.

Lo que pasa en realidad es que la autoestima no está fuera de nosotras, no podemos generar una autoestima alta esperando que sean los demás quienes nos las proporcionen.

Inés buscaba en sus relaciones cualidades y características, para poder tapar esos vacíos que había ido creando durante mucho tiempo, y por eso trataba a toda costa de llenarse de sus parejas en lugar de llenarse de ella misma.


Y como ella, muchas de nosotras también hemos generado pensamientos típicos de patrones amorosos poco sanos, por no saber poner límites al amor. “Tu felicidad es la mía, mi felicidad depende de la tuya”, “todo lo que hago, lo hago por ti”, “vivir para ti”, “quiero que me ame, quiero que me acepte, quiero volverme imprescindible para él”, “mi pareja lo merece todo”.

Cuando renuncias a tus deseos más íntimos, a tus necesidades, reprimes tu esencia, y empiezas a adoptar un estilo que no es tuyo, que es prestado. Por tanto, el mensaje que tú misma comienzas a enviarte es “soy débil, soy inútil, soy un ser indefenso, necesito que alguien más fuerte en quien pueda confiar, se haga cargo de mi, porque en definitiva yo no puedo”.

Receta para un amor sano

Los 10 ingredientes para construir una relación de pareja sana son:

1. Acercarse al otro sin perder la esencia propia

2. Amar sin dejar de quererte a ti misma

3. No vulnerar tus derechos y escucharte a ti misma

4. Tu realización personal no se obstaculiza

5. Te preocupas por tu pareja y también por ti misma

6. Hay intercambio de amor: das, pero también recibes

7. Vivo para nosotros y no solo para ti

8. Ser para mi + ser para ti = ser para nosotros

9. Te amo porque primero me amo, entonces puedo amarte también

10. La autoestima es un requisito indispensable del amor de pareja

Así construyes una relación de pareja sana donde puedes disponer de tu tiempo y de tus cosas, expresas tus puntos de vista cómodamente, las obligaciones no te asfixian, puedes hacer tus actividades tranquilamente, no debes pedir permiso porque se respetan los espacios de cada uno, y tu pareja no intenta cambiarte porque respeta tus elecciones.


En definitiva, tu autoestima es lo suficientemente fuerte como para disfrutar de tu propia presencia y la de los demás, te auto apruebas en lugar de esperar que una relación te de una sensación de valor propio, los dramas y las luchan pierden interés porque te sientes digna de lo mejor que la vida te puede ofrecer. Sabes que para que una relación funcione, debe darse entre dos personas que comparten objetivos, intereses, y valores en común. Escuchas tu propia voz y pasas de ser la cuidadora de otros a ser la cuidadora de ti misma, sin tratar de complacer para ganar la aprobación y el amor de los demás.

No olvidar, que nadie nos puede hacer sentir inferiores o invalidadas, si nosotras no damos nuestro permiso. No existen torturadores si no existen víctimas. Por eso es importante valorar a nuestra pareja por lo que es y no por lo que nos gustaría que fuera.

Tener una relación sana, supone atreverte a establecer tus propios límites y mantenerlos firmemente, es respetarte a ti misma y no permitir que el otro transgreda aquello que consideras tus derechos personales.


Si esto resuena contigo y te identificas con alguna de estas situaciones, y quieres ganar herramientas que te ayuden a salir de patrones de dependencia emocional, para mejorar tus relaciones y fortalecer tu autoestima, quiero invitarte a mi primer Taller Online Elígete Mujer: de la dependencia al amor.

........................................................


Si en este momento te está costando trabajo confiar en ti,  te percibes como una mujer con baja autoestima, débil o necesitada, vives preocupándote en exceso y sientes miedo al abandono o al rechazo, te afecta la crítica que puedan hacer otras personas sobre ti, buscas complacer y agradar todo el tiempo, y sobre todo la ausencia de tu pareja te provoca mucho dolor y soledad, o destinas la mayor parte de tu tiempo y esfuerzo en tu relación, en detrimento de otras actividades como tu trabajo, hobbies o pasar tiempo con tu familia y amigos. Es momento de poner un alto a la dependencia emocional y comenzar a pensar más en ti.

Por eso quiero invitarte al Workshop Elígete Mujer: de la dependencia al amor. Un taller online donde a través de videos y ejercicios prácticos vas a lograr reconocer los pensamientos y creencias que desencadenan esos patrones de dependencia, y a reestructurarlos para aumentar tu nivel de autoestima y lograr una percepción más saludable de ti. Y sobre todo vas a recuperar tu paz y confianza en ti misma, haciéndote consciente de que tus opiniones, pensamientos y sentimientos son importantes. 

¡Las inscripciones están abiertas!. Puedes inscribirte haciendo click en este enlace.


80 visualizaciones0 comentarios