• Allegra Mujer

Reconociendo la baja autoestima. ¿Qué me falta?, ¿Qué está mal en mí?


Estas son preguntas recurrentes que he escuchado en el tiempo que me he dedicado al trabajo terapéutico con mujeres. Me apasiona ayudarlas a reconstruir su autoestima y amor propio, para que aprendan a traer compasión, autocuidado y amor hacia si mismas.  

Durante años las mujeres nos hemos preguntado: ¿por qué no me siento a gusto? ¿por qué por cualquier insignificancia me siento fea, tonta, torpe, pienso que soy rechazada o fracasada? ¿qué me falta?, ¿qué está mal conmigo?. Mientras que en otras ocasiones nos sentimos serenas, confiadas, imperturbables y rebosantes de autoestima.

La autoestima fluctúa, sube y baja. No es algo que siempre podamos mantener en equilibrio. Pero podemos aprender a cuidarla para que cada vez que nos encontremos de frente con nuestra propia desaprobación y crítica interna podamos recuperar de nuestros recursos internos toda la fuerza necesaria para salir adelante, y poder apreciarnos, valorarnos y querernos.

Todas en algún momento de nuestra vida, independientemente de nuestros éxitos o no, hemos luchado contra nuestra inseguridad, frustración y miedo. Por una parte, hemos crecido en una sociedad que nos limita como mujeres, pero centrarnos en esta perspectiva no nos ayuda ni nos aporta soluciones. Por otra parte, tenemos serias dificultades para valorarnos, aceptarnos, respetarnos, cuidarnos y querernos a nosotras mismas. 


Quizás te pasa o has sentido que:

  • Te encuentras en relaciones donde sientes que no puedes poner límites, que das mucho más de lo que recibes,  o a la espera de muestras de afecto que nunca llegan.

  • Te criticas o avergüenzas por tu apariencia y haces grandes esfuerzos por compensar esta imagen negativa que tienes de ti.

  • Pones las necesidades de otros primero que las tuyas, te encuentras siempre lista para cuidar de los demás, pero cuando se trata de ti "puedes esperar", y entonces te postergas. 

  • Sientes que si expresas tus sentimientos o necesidades serás criticada y catalogada como una exagerada o manipuladora, y terminas sintiéndote inadecuada o exigiéndote cada vez más a ti misma. 

  • Toleras o justificas descalificaciones, faltas de respeto, malos tratos, y te sientes confundida e impotente para responder o defenderte

  • Te inhibes o limitas para expresar tu opinión, o te callas y tu respuesta suele ser el silencio.

  • Tienes miedo a la crítica y al rechazo, entonces aceptas, tiendes a decir que si, quieres agradar, aunque prefieras hacer otra cosa, sientas rabia o te sientas  prisionera. 

  • Tiendes a sabotear cualquier cambio potencialmente positivo en tu vida, crees que no lo mereces o te sientes culpable.

  • Vives sobreprotegida por personas que te resuelvan todo, te percibes como una mujer que no puede, que no sabe, que no es capaz...

Comprender por qué nos sentimos como nos sentimos nos ayuda a entender cuál es el problema, y esto nos permite dar los pasos necesarios para elevar nuestra autoestima. Por lo tanto vamos a explorar por qué las mujeres somos propensas a devaluar nuestra autoestima, así podremos tomar las acciones necesarias para empezar a valorarnos a nosotras mismas.

Muchas veces creemos que no nos podemos apreciar porque no hemos tenido suficientes logros para merecer sentirnos bien con lo que somos. Pensamos erróneamente que primero necesitamos hacer algo más: perder peso, casarnos, tener hijos, ser mejores profesionistas, adquirir algo, etc. A veces, no importa el logro, siempre necesitamos algo más, pasar a lo siguiente, porque sentimos que lo que somos o hacemos no basta. Necesitamos hacer más y más para llenar nuestra percepción interna de vacío y de no ser suficientes.

¿Esto te parece conocido?, ¿apoyas a otros pero te menosprecias a ti misma?, ¿crees que no importa cuánto hagas, no es suficiente o no sirve de nada?. ¿Te parece que eres una mujer común y corriente, pero consideras que tus fracasos son demasiado importantes?, ¿te mides a ti misma con una regla que siempre está 30 cm más alta que tú?.

Pensamos que nos hace falta conseguir el respeto y la admiración de alguien más para sentirnos merecedoras y valiosas, porque por dentro, nos sentimos con miedo a fallar y a equivocarnos. Ansíanos sentirnos contentas y satisfechas con nosotras mismas, pero no logramos ese estado de bienestar.

Frente a todo esto, tengo que decirte que la autoestima solo puede surgir de tu interior, de tu propia aceptación y aprobación. Aprendiendo a tratarte con más compasión y amabilidad, deteniendo la autocrítica y la desaprobación. Valorando todos y cada uno de tus logros, por más pequeños que te parezcan. Aprendiendo a darte estímulo y motivación a ti misma, en lugar de regañarte y lastimarte cuando te equivocas. Y sobre todo, dándote ese reconocimiento y respeto que ansías recibir de los demás.

Cuando te valoras, te das lo que necesitas para sentirte segura y capaz, y creas para ti las condiciones adecuadas para crecer, sintiéndote con más energía para lograr las cosas que quieres, divertirte y sentirte mejor contigo misma. Es un trabajo diario y constante que requiere compromiso y dedicación, pero puedes hacerlo.

Para cambiar, mejorar y crecer necesitamos tener esperanza, energía y confianza en nosotras mismas. Imagínate tratándote a ti misma con cariño y apoyo. Prueba decirte: “esto puede ser difícil, pero con constancia y apoyo puedo lograrlo”. “Soy buena persona y merezco ser feliz. “Aunque las cosas no salen como yo quiero, reconozco mi esfuerzo, y eso es lo valioso para mi”.

Considera cuán diferente te hacen sentir estas afirmaciones y experimenta la energía que generas cuando te respetas, te aceptas y te alientas a ti misma. Así te estás equipando para reconocerte como una persona con valor y autoestima, que merece sentirse bien y feliz consigo misma.



___________________________________-


Te invito a descargar el cuaderno de ejercicios para tu autoestima y amor propio Florece Mujer



Este cuaderno de ejercicios contiene herramientas amigables y didácticas que te enseñarán a cuidar tu autoestima y amor propio, ayudándote a reconocer y apreciar tus puntos buenos, a apoyarte y ser más comprensiva contigo misma cuando te encuentres en momentos difíciles, antes de criticarte y maltratarte si fallas. Y sobretodo, darte el reconocimiento y el respeto que mereces.


Cuando aprendes a valorarte te empiezas a dar a ti misma todo lo que necesitas para sentirte segura y capaz, creas las condiciones adecuadas para crecer, y entonces, floreces

DESCARGA AQUÍ



233 visualizaciones0 comentarios